lunes, 7 de septiembre de 2015

Volver a los 23


Estas son las caras que hicieron que el viaje, el tiempo, la plata, las energías invertidas en el torneo valieran la pena.
El susto, el miedo que cargaban era terrible. Nosotras, las más grandes, aterradas de que ellas no pudieran disfrutar de su primer torneo fuera de la ciudad. Los partidos transcurrieron y los nervios no se fueron, pero las risas, las bromas y los puntos festejados hicieron que los nervios fueran solo momentáneos.
Espero poder compartir con estos retoños varios torneos más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario