miércoles, 16 de septiembre de 2015

Mis dulces 25

Gracias, no más nada que decir. Gracias. Llego a estos 25 años, a este cuarto de siglo con muchos sueños logrados, con muchas metas realizadas y por eso tengo que decir gracias.
Soy muy feliz y estoy segura que con el tiempo lo seré cada vez más.
Agradezco todo lo que me pasó y lo que me pasa. Gracias a mamá porque ella me dio todo cuando estaba acá conmigo y ahora que se fue me lo manda desde donde este. Ella me vigila, me cuida y me mima.
Se encargó de dejarme otra madre en la tierra que hiciera lo mismo que ella haría por mi, me dejo al mejor padre del mundo, será el edipo, pero yo me quiero casar con alguien que tenga el mismo corazón que él.
Mi hermano, el rubio más precioso de la tierra, que no daríamos el uno por el otro. Lo admiro profundamente, como sigue sus convicciones a pesar de todo. Un ejemplo total de que cuando se quiere se puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario