sábado, 19 de junio de 2010

Saltaste, caíste, miraste, fallaste, supiste quién sos
probaste en el aire vacío absoluto y caíste no todo en tu vida depende tan solo de vos.

jueves, 17 de junio de 2010

D a Dos.

Me levanté de golpe, sin saber dónde estaba. Me tranquilicé, me puse las calzas tomé un café amargo bien caliente y salí a correr. A correr sin razón. No como ejercicio, como escape. Corrí, corrí lejos, sin mirar a la gente, sin prestar atención a los semaforos, corrí escapando de una realidad que no me dejaba y no me iba a soltar, pero corrí igual. Cuando mis piernas dijeron basta se enredaron haciendome caer, la ironía de tropezar con mis propios pies. Me quedé unos segundos en el piso pensando si había un motivo para levantarme y en mi mente apareció la palabra "volvé". Me sacudí la tierra, me miré el raspon, sentí la sangre y un poco de ardor.
Volví, caminando y sin fuerzas, pero volví. Entré al baño, y al ritmo de una guitarra distorcionada me bañé por horas. A lo mejor no fueron horas, pero así se sintió. Relajada y desnuda me tiré en la cama a pensar. Pensaba y pensaba, en nada, en todo, mi cabeza no paraba mientras mis piernas descansaban.
"A comer" escuché, pero no me pude mover, mucho menos comer. El hambre no pesa, la sed se agota, el dolor aumenta y las lágrimas se caen.
Unos instantes más y me recupero, no hay motivo para llorar, pero hay angustía y ansiedad.
Me pregunto qué quiero y la respuesta es muy fácil: a vos.
Me pregunto que deseo y la respuesta sos vos, todas las respuestas me dirijen a vos, pero hay una pregunta que no me puedo conetestar:
¿Vos, me queres, me deseas, querés estar conmigo, me valoras, yo SÉ que te adoro y que te quiero conmigo, vos también? Ok, no es una, son muchas y no son solo para mi.
Definitivamente quiero esto de a DOS♥.

domingo, 13 de junio de 2010

Gloria al Invierno

El verano es muy lindo, calor, sol, amigos, pile, playa... Pero a pesar de eso prefiero el Invierno. Tiene cosas totalmente irreplazables.
Primero que nada, mi vicio, mi adicción: el café. A toda hora, sola, acompañada, fuerte, suave, cortado, con leche, amargo y dulce. No hay nada que lo remplace.
Popularmente la temporada del amor es Primavera, pero estoy en total desacuerdo, para mi es Invierno. El frío nos invita a estar abrazados, a hacer cucharita, a quedarnos en casa disfrutando uno del otro.
Otro punto para el invierno es la comida. Sí! Comemos lo que queremos cuando queremos, total debajo de tanta ropa un par de kilitos no hacen nada. Y dentro de este item entra las pastas caseras de la abuela los domingos.
Pijamas divertidos. Ponerse de espaldas a la estufa. Mates con media lunas y amigos. Mucho chocolate. Nada de mosquitos ni moscas. Bufandas divertidas. Guantes de colores. Dormir con medias recien lavadas y muchas cosas más.
A mi dejame el Invierno, un abrazo y una melodía para tararear.

Adiós.

Y al final, fuiste puro cuento. Tanto sufriste, tanto lloraste, para que hoy, un considerable tiempo después (no tengo parámetros para considerable) te hayas olvidado por completo. Ojo! Me parece genial, nadie pide que estés arrastrándote ni nada por el estilo, pero esto me demuestra que fuiste una mentira, que tus sentimientos fueron muy bien actuados. Me pone triste por el lado de que no fuiste verdadero, no porque no sufrís, no te confundas.
Hoy estoy parada en un lugar muy cómodo y genial, y desde acá puedo decir con total honestidad: Te deseo lo mejor, que seas muy feliz.

Las despedidas son tristes y feas, a veces, pero totalmente necesarias, a veces.